La vejez a través del cine

18363150.jpg-r_640_600-b_1_D6D6D6-f_jpg-q_x-xxyxx

Acerca del artículo publicado por la psicóloga Sacramento Pinazo Hernandis, “Reflexionando sobre la vejez a través del cine” , Chelo Oñate, inverstigadora de nuestro observatorio ha realizado una interesante reflexión. En ella estudia la imagen que se muestra en el cine de las personas mayores.

Existen en la sociedad muchos estereotipos y prejuicios en torno a las personas mayores, que se reflejan tanto en la vida cotidiana como en los medios de comunicación y también en el cine.

El año 2012 fue declarado por el Parlamento Europeo Año del envejecimiento activo y la Solidaridad Intergeneracional, ya que actualmente La Unión Europea cuenta con cerca de 15 millones de personas mayores.

Para el año 2050 la población de personas mayores pasará de ser el 17% al 31%. Este hecho hace necesario evaluar las nuevas necesidades sociales para favorecer el envejecimiento activo y saludable y prevenir y retrasar la dependencia.

Debemos de ser conscientes de que envejecer de una manera u otra dependerá de las características de cada uno y de su entorno (sociedad y sistema al que pertenece).

Envejecer bien implica una buena salud, un buen funcionamiento intelectual y un compromiso con los demás. A esto se le llama envejecer en positivo y en este proceso las personas vamos eligiendo situaciones y personas según las metas que queremos llegar a alcanzar.

Según Erikson, hay tres conceptos vitales para este proceso: integridad en la sociedad, solidaridad y generatividad, es decir, preocupación por establecer y guiar a la nueva generación.

Con la vejez se incrementa la reflexión que lleva a un estado de serenidad y a alcanzar la sabiduría que ayudará a reconducir la propia vida, ya que el adulto transmite sus valores a las nuevas generaciones. Estos, a su vez, deben desarrollar un proceso de formación para ser capaces de colaborar en la construcción de una sociedad para todas las edades.

Pues bien, aunque nuestros mayores sean una pieza fundamental para el desarrollo de la sociedad lo cierto es que los estereotipos que se muestran de ellos en el cine son negativos y se alejan mucho de la realidad.

El cine es un instrumento eficaz e idóneo para ayudar a las personas mayores a envejecer, mejorando así su nivel de vida. Pero no hay sitio para los mayores, pocas veces ocupan un lugar protagonista. Normalmente han solido tratar sobre planteamientos acerca del paso del tiempo, estereotipos negativos, la vejez desdichada y solitaria y la búsqueda de la eterna juventud como es el caso de la película de Cocoon.

Por otra parte, no hay que olvidar que los estereotipos y prejuicios afectan de manera especial a las mujeres y al proceso de envejecer.

Sin embargo, el cine en nuestra sociedad audiovisual se presenta idóneo para favorecer el proceso formativo de enseñanza-aprendizaje. Es atractivo para todos los públicos y nos hace reflexionar a través de la fuerza de las imágenes. Es un reflejo de la vida misma y al contemplar comportamientos y situaciones dispares nos hace compararlo con el nuestro propio, reactivando recuerdos y experimentando en los demás.

De manera que es la oportunidad perfecta para profundizar en el conocimiento de las personas mayores y ahondar en el concepto “envejecimiento activo y solidaridad intergeneracional”.

Ya encontramos películas en las que se representa la solidaridad intergeneracional (Million Dollar Baby; Esencia de mujer; etc) y la solidaridad humana en general (La Lengua de las mariposas; Cinema Paradiso; etc). Pero las que más destacan por la visión positiva de la vejez son: Adiós Mr. Chips, El abuelo, Las chicas del calendario… mostrando un punto de vista diferente al que establecen los estereotipos.

Pero el problema que tiene la sociedad actual en cuanto a la imagen que se tiene de las personas mayores no solo se debe abarcar desde la industria del cine, sino que los medios de comunicación tienen la obligación de conseguir que la vejez sea vista de manera positiva. En el año 2011, el Consejo de personas mayores de Vizcaya redactó un informe donde se subrayaba la importancia de promover desde los medios reuniones intergeneracionales, de elegir modelos de envejecimiento activo de personajes relevantes, de destacar el valor de ellos como agentes sociales dentro del voluntariado y de primar la imagen activa de las personas mayores así como reconocer públicamente sus valores.

Los medios de comunicación deben reivindicar el envejecimiento activo dando a los mayores el papel que les corresponde en la sociedad actual. De manera que se muestre el envejecimiento como una etapa más en la vida evitando el lenguaje peyorativo y paternalista. Además, es importante darles voz a los ciudadanos independientes y posicionar a las personas mayores en un plano de igualdad con los demás.